Cómo limpiar el mimbre de forma efectiva

Hemos empezado la temporada de exterior, los meses de jardín, patio, piscina y de disfrutar de muchos momentos al aire libre y surge la duda de cómo limpiar el mimbre. Porque el inicio de la primavera y verano son la señal que nos indica que ha llegado el momento de volver a sacar nuestros muebles de exterior al jardín. Y ahora, con mucho más motivo.

Durante los meses que no utilizamos los muebles de exterior, es frecuente mantenerlos guardados, cubrirlos con fundas, y resguardados del frío o la humedad. Sin embargo, cuando decidimos volver a sacarlos al exterior, tenemos que asegurarnos que se encuentran en las mejores condiciones.

Para ello, en este post explicamos las claves sobre cómo limpiar muebles de mimbre, a través de diferentes tipos de mantenimiento. Además, este mantenimiento, no sólo ayudará a dar resistencia y proteger nuestros muebles de las inclemencias, sino que estas recomendaciones también ayudarán a alargar la vida de tus apreciados conjuntos de mimbre para que duren en perfecto estado más tiempo del que imaginabas.

Características del mueble de mimbre

En primer lugar, el mueble de mimbre está hecho de una fibra vegetal que se extrae del ratán y se divide en tiras muy finas entrelazadas entre sí en una serie de tejidos muy gruesos.

El mimbre es bonito y refinado, pero también es un material muy delicado, lo que implica que deberemos cuidarlo al máximo. Además de bolsos, capazos y otros elementos decorativos de pequeñas dimensiones, hay numerosos muebles de mimbre de exterior (sillas, sofás, sillones…) que requieren de unos cuidados específicos.

De manera general, el mimbre es un material que tiene recovecos, por donde puede colarse polvo y suciedad, y por ese motivo, debemos limpiarlos asiduamente para ayudar a preservarlos por más tiempo.

Por otro lado, también debes tener en cuenta cuál es el tipo de mimbre de tus muebles. Esto es muy importante, porque cada tipo de mimbre (natural, sintético o combinado), necesita un cuidado diferente. En caso de que tus conjuntos sean de mimbre natural, requerirán un tratamiento de sellado y barnizado que el sintético no necesita.

Un método rápido y efectivo de limpieza

Por un lado, puedes realizar la siguiente limpieza simple semanalmente, para mantener el brillo del mimbre:

  • Utiliza un paño de microfibra para pasarlo por toda la superficie del mueble u objeto.
  • Pasa un cepillo de cerdas rígidas, por los puntos ocultos más difíciles de alcanzar. Te aconsejamos que, en caso de que el mimbre esté pintado, no frotes excesivamente fuerte.
  • También podemos utilizar la aspiradora, que eliminará la suciedad superficial de manera más rápida. Deberás utilizar la boquilla más pequeña y pasarla por los surcos del mimbre para absorber toda la suciedad.

Por otro lado, de manera mensual, puedes realizar una limpieza más profunda. Necesitarás: jabón, un recipiente de agua tibia, y añadir un poco de amoníaco.

  • Utiliza guantes y con un cepillo de cerdas duras, frota el mueble. El amoníaco hace función de desengrasante y, junto con jabón, es capaz de eliminar la suciedad en profundidad.
  • Una vez cepillado, enjuaga con agua corriente y deja secar el mueble al aire libre, o utilizando un secador de pelo o ventilador (con aire frío). Presta especial atención a la luz del sol, para que no dañe el material. De esta manera, evitarás que aparezcan hongos o moho.

Por último, al menos una vez al año, considera realizar un mantenimiento extraordinario.

  • Para que la superficie se vea lisa y uniforme, corta con unas tijeras las puntas que sobresalgan.
  • Pasa papel de lija de grano fino sobre toda la superficie del mueble u objeto.
  • Aplica esmalte a base de agua. Éste puede ser transparente para conservar el color natural del mimbre, o del color que más nos guste. Para obtener el mejor resultado posible (mayor brillo y resistencia), te recomendamos que hagas dos pasadas y apliques aceite de linaza, para que una vez absorbido el mueble luzca impecable.

Fundas para conservar tus muebles de mimbre

En caso de que quieras proteger todavía más tus muebles de mimbre y poner a salvo tus conjuntos con la llegada del frío y el clima invernal, las fundas para muebles de jardín pueden ser tu mejor aliado.

Debes saber que no todos los muebles tienen las mismas necesidades de protección debido al material de fabricación, ni tampoco todas las fundas son recomendables para todos los climas.

Cada funda cuenta con un material que puede presentar ventajas e inconvenientes. No obstante, para proteger conjuntos de mimbre de exterior, lo más apropiado puede ser optar por algunos de los materiales más resistentes que se fabrican a partir de mezclas plásticas. En todo caso, lo debes tener en cuenta, es que las “fundas caseras”, como sábanas o mantas, ni protegerán ni serán beneficiosas para tus muebles.

Además, invertir en fundas para los muebles de jardín es también una manera de cuidar la decoración y la apariencia del jardín, sea cual sea la estación del año.

Si quieres conocer mejor cómo proteger tus muebles de exterior o quieres dar un nuevo aire a tu jardín, terraza o balcón, ¡contacta con nosotros!

Selección de productos